Últimas publicaciones

Reseña Daredevil #1 (2022) de Chip Zdarsky

138 Vistos 2 Me gjusta

Desde Kame Kame Cómics presentamos... 



Daredevil está más de moda que nunca después de sus recientes apariciones en el Universo Cinematográfico de Marvel y los planes de futuro ya anunciados para el personaje y su universo. Qué mejor momento, entonces, para darle una oportunidad a la nueva colección que Panini Cómics ha empezado a publicar este mes de octubre.

Tras más de tres años, el guionista Chip Zdarsky continúa con su buena racha al timón de las aventuras del Diablo Guardián.

El mundo cree que Matt Murdock ha muerto. La identidad secreta de Daredevil es un misterio y este se dispone a alejarse de Nueva York para cumplir una nueva misión. Junto a Elektra, que ha estado portando el manto de Daredevil de un tiempo hasta aquí, Matt lidera El Puño, una antigua organización a la que pretende guiar contra La Mano, grupo criminal que ha ejercido de antagonistas del justiciero en múltiples ocasiones, siendo responsables de la muerte de Elektra en el pasado, y cuyo nuevo líder no es otro que Punisher. Desde luego, no podemos esperar el momento en el que el camino de ambos personajes se acabe cruzando.




La historia cuenta además con la participación de un invitado recurrente en las cabeceras de Daredevil: el amigo y vecino Spiderman. Ambos deberán hacer equipo por última vez en lo que parece que será una buena temporada para dejar claro que, a pesar de la marcha del Demonio de la Cocina del Infierno, otros seguirán protegiendo el barrio en su ausencia. También hace aparición el antiguo mentor de Elektra y Matt, Stick, cuya participación parece se prolongará en el futuro y será un personaje relevante en la nueva estructura del Puño.

El número sirve para abrir varias tramas que deberán ser desarroladas en el futuro de la colección, como el regreso de un misterioso personaje del pasado de Matt, al que ya conocimos en la etapa anterior del escritor (recopilada por Panini en formato Premiere y muy recomendable). Se trata de un hombre capaz de despertar terror en el Hombre sin Miedo y cuyo futuro papel no queda claro, dejándose intuir que puede llegar a ser un aliado problemático para el héroe, con una moral aparentemente ambigua, o un futuro antagonista.

Como es habitual en este tipo de publicaciones, la historia principal nos deja con un importante cliffhanger. Restará estar a la espera para conocer las causas y consecuencias de lo ocurrido, pero podemos anticipar que será un duro golpe para el personaje. A esta le sigue una suerte de capítulo extra protagonizado por Elektra, que posiblemente comparta gran parte del protagonismo en los números venideros. En él se hace hincapié en el cambio de mentalidad que está sufriendo el personaje, dejando entrever que, al menos durante un tiempo, va a abandonar sus viejas costumbres y no volverá a matar.




En lo referente al dibujo, Checchetto sigue al cargo, como viene haciendo junto a Zdarsky desde que comenzó su etapa. El italiano logra dotar a la historia de una atmósfera oscura y realista, más cercana a la visión de Miller del personaje que a la ligereza de la etapa de Waid; etapa, esta última, con una visión más esperanzadora del personaje, que centra su foco en la actitud irónica que en muchas ocasiones le ha definido y que actualmente Panini está reeditando en formato Saga y recomendamos enormemente para aquellos que recelen del buen resultado que puede tener una aproximación más ligera o divertida al personaje.
La visión de la ciudad de Nueva York es sobria y terrenal, mostrándola como un espacio de hormigón y adoquines repleta de edificios y automóviles. En definitiva, la estética callejera y urbana propia de una historia de justicieros. Checchetto usa las luces y sombras de sus viñetas para hacernos reflexionar sobre la luz y la oscuridad que anidan en el personaje de Daredevil y, a su vez, en la propia ciudad. Sobre lo sacro y lo profano que hay en ellos. Se hace inevitable pensar en la dicotomía existente entre las intenciones y los métodos del heroe y así nos lo hace ver Checchetto con una serie de viñetas en las que el personaje habla desde la oscuridad, sin dejar ver su rostro al completo hasta el final. Estas viñetas sirven además para adelantarnos el nuevo aspecto que parece lucirá Matt en un punto posterior de la historia y que seguro guarda relación con ese final del que hablábamos y la vuelta de ese personaje.

El dibujo del extra de Elektra corre a cargo de Rafael de Latorre. A pesar de tener una estética distinta su arte se complementa muy bien con el resto del número, centrándose más en el movimiento y en los golpes de los personajes. Esto da como resultado una aproximación visual más cercana a la de una historia de artes marciales que encaja a la perfección con el personaje de Elektra y la trama que atañe a La Mano y El Puño.




Un inicio prometedor que anticipa seguir llevando a nuevos lugares al personaje y que plantea un nuevo punto de partida para los fans acérrimos del Demonio de la Cocina del Infierno o para quienes empiezan a tener curiosidad por el personaje a raíz de su reciente notoriedad en otros medios.



Rubén Pagán

Posteado en: Reseñas comics

Leave a comment

Log in to post comments